Archive | Crítica RSS for this section

“Con faldas y a lo loco” La reina de las comedias. Análisis Parte 1

con faldas y a lo loco 3

Billy Wilder es el autor de algunas de las películas más sublimes de la historia- El apartamento, Uno,dos,tres, El crepúsculo de los dioses…- y de por lo menos, otras cinco obras maestras donde podemos introducir, sin pretensión alguna, la palabra “perfección”. Además de añadir la tendencia y esfuerzo que tenía este pequeño y malévolo judío vienés de no aburrir a la gente, podremos comprender que se encuentre en lo más alto del podio, en aquel “Olimpo del Cine” que ya he mencionado en anteriores ocasiones.

Voy a dar por sentado que el lector ya esta entendido y ha visionado “Con faldas y a lo loco”, pero si no es el caso, no se preocupe, esta entrada no contiene spoilers de gran relevancia.

con faldas y a lo loco

Quizás, no será tan ocioso recordar es que la película es legendaria en Hollywood debido a los problemas que Monroe le causó al cineasta vienés. Fue un rodaje calamitoso. Un rodaje que le hizo enfermar en su momento, pero que luego, años después, se sentiría inmensamente orgulloso para el resto de su vida. Wilder dijo una vez, en su tono habitual de sacrasmo:

“Tienes que ser ordenado para rodar el desorden; este fue el mejor desorden que tuvimos nunca”

Wilder quiso rodar Con faldas y a lo loco varios años antes. El proyecto estaba inspirado en una película alemana llamada Ellas somos nosotros. Y la verdad es que sólo fue una inspiración ya que sólo conservó la raíz de ese proyecto: dos músicos barones se enrolan en una orquesta de mujeres.

Toni Curtis, que anteriormente ya había demostrado su valía en la interpretación, junto a Jack Lemmon, que se alzó por encima de Frank Sinatra para el papel, encarnaron a Joe y Jerry. Que posteriormente se convertiran en Josephine y Daphne.

con-faldas-y-a-lo-loco

El trío de actores lo completó Marilyn, que se había entendido perfectamente bien con Wilder en el rodaje de La tentación vive arriba. Pero esta vez, Monroe lo vio como un enemigo. Cuando el director le decía como debía interpretar una escena, se ponía tan nerviosa que tenían que hacer hasta cuarenta tomas sólo para decir correctamente el texto más sencillo. Billy decidió pegar los diálogos en la escenografía, como muebles, pero ni aún así pudo con ellos.

Muchas veces se negaba a salir de su camerino hasta última hora de la tarde y su actitud le estaba costaba costando cientos de miles de dólares al proyecto. Wilder incluso se planteó substituir a la actriz por Mitzi Gaynor. Pero sabía que su Sugar Kane (el personaje interpretado por Monroe) era todo un hallazgo. Cuando ya no quería matar a Marilyn, dijo años después: “Cualquiera es capaz de recordar un diálogo, pero para llegar a un rodaje sin el texto aprendido y hacer la interpretación que hizo ella hay que ser una auténtica artista”.

somelikeithot3

Lemmon y Monroe se enlazaron en una buena amistad, pero Curtis la odiaba. Debido, en parte, a que el actor tuvo que comerse cuarenta muslos de pollo en una sola escena por culpa de los errores de Monroe. El 6 de agosto de 1973, declaró para el “New York“:

Para citar a Billy Wilder, era una miserable niña de siete años. Egocéntrica: pensaba que todos los que hacían una película con ella eran simples comparsas […] Jack y yo teníamos que estar listos a las nueve de la mañana. Nos vestíamos de mujer, nos poníamos una especie de suspensorios de acero y nos pasábamos horas en peluquería y maquillaje, y ella se presentaba a las doce de la mañana o más tarde aún. Así de errática era. Jack y yo teníamos que clavar todas las tomas porque Billy nos dijo en privado que iba a coger la toma en la que ella estuviera bien, aunque nosotros estuviéramos rascándonos en ese momento”.

5862_42482

Voy a hacer un paréntesis en mi estudio para pedirles que lean mi anterior entrada acerca de Marilyn Monroe, para comprender su estado psíquico y emocional. Próximamente publicaré la segunda parte del estudio.

 

Advertisements

La eterna Casablanca

El 26 de Noviembre de 1942 se estrenó otra de las decenas y decenas de producciones anuales de la industria hollywodense: Casablanca. Ésta no era más que otra simple película, con unos ingredientes determinados, para lograr una sustancios recaudación y destacar tanto en la crítica como en los Oscar. Esos mencionados ingredientes del éxito son: unas estrellas protagonistas, unos notables guionistas, un director de renombre y una productora que pueda proporcionar financiación tanto para costes, como para un despliegue publicitario.

Pero el resultado fue más que anormal: a pesar de no haver conquistado a toda la crítica,  los resultados en el ámbito económico fueron estelares, cerrando sus números de recaudación en 1955 con 6,8 millones de dólares,  uma de las películas más rentables de la Warner. El público la aplaudió y quedó enamorado de Casablanca,  y por si no fuera poco, la guinda del pastel fue cuando triunfó en los Oscar llevándose 3 estatuillas a la mejor película,  mejor director y mejor guión adaptado.

Ese éxito no fue pasajero, el nombre de Casablanca perduró. Hasta el día de hoy. 72 años han pasado y la obra maestra de Curtiz se mantiene intacta, fresca, pero con mucho, muchísimo más prestigio, hasta el punto de ser considerasa una de las mejores películas de la historia del cine por el AFI.

image

Y es que Casablanca tiene todos los números para ser seriamente considerada como una de las mejores películas de la historia del cine. Y cuando hablo de “seriamente” hablo de calificarla entre las 5 mejores. Las carismáticas e intensas  interpretaciones de los protagonistas, la profundidad de sus personajes,  la intensidad de la obra, la ocurrencia y minuciosidad del guión,  la perfecta dirección de Michael Curtiz y el gran impacto tanto social como técnico que ha tenido en el cine son algunos de los axiomas que hacen de este simplón producto hollywodense, una verdadera joya del séptimo arte.

Pero, ¿que hace este drama romántico para cautivar a todo cinéfilo? ¿que tendrá? Es el conjuntomde cosas, desde la más pequeña y detallista de las cosas hasta la más amplia generalización. Empezando por los ojos de Bergman. Aquellos dos destellos procedentes de una de las diosas de la interpretación, aquella mirada fría y distante, pero cálida y pasional. Puro magnetismo. La interpretación más intensa y sensible de la musa.

Sería un crimen no mencionar al cínico galán de cigarrillo entre los dedos. Sin duda, está espectacular en ese papel tan característico suyo. Inmensamente superior a su posterior interpretación en “La reina de África” la que le valió para el Oscar. Toda una decepción por parte de la Academia que no se lo entregaran.

image

La majestuosidas de la atmósfera romántica-neo noir alcanza su perfección gracias a sus sobredosis de interpretación (por parte de todo su elenco), al maravilloso uso de la cámara,  a sus diálogo… pero una de las maravillas de esta película es su banda sonora; poderosa y cautivadora emocionalmente. Pero su pieza más emblemática es aquella melancólica canción: “Play it, Sam. Play it”…: “As time goes by” es una de las maravillas del amplio abanico de canciones del cine. Un clásico. Tan característico, tan singular. Será recordado como el soundtrack de aquella película: La eterna Casablanca.

image

Crítica: El caballero oscuro; La oscuridad arrasó con todo y el horror reinó

Desde tiempos inmemoriales, ha habido una infinidad de fraudulentas versiones, bochornosas muchas de ellas y mediocres en su gran mayoría. Gran cantidad de naciones lo han intentado, muchos directores y actores, incluso el gran maestro Burton, han fracasado. Y tuvo que venir el estelar y novato Christopher Nolan para darles, y darnos, una lección a todos, acompañado del mejor Caballero Oscuro del cine. Y es que Christian Bale nació para ser Batman.

La versión cinematográfica del caballero de la noche es como el vino. Desde 1931 y pasando por 61 versiones, de animación o no, Batman ha ido alcanzando diversas personificaciones y poseyendo diversos villanos y aliados. Pero en 2008, ese vino de 77 años de envejecimiento, obtiene una calidad suprema y ostentosa. Ese chardonnay es “El caballero oscuro”.

Uno de los maestros del cine contemporáneo, el señor Nolan, nos lega una cinta que será recordada como una de las grandes del siglo XXI. Pero este titán no se ha forjado sólo a base de una reconocida e impecable dirección. Voy a empezar por lo mejor de la obra. Y se compone de dos palabras: Heath Ledger. Desde Anthony Hopkins en “El silencio de los corderos” que no vivía una interpretación que te hiele la sangre. Y es que el Joker de Ledger te congela la sangre, te corta la respiración, te quita hasta el último aliento. Horror, brutalidad y dolor, vamos a tomarlos como valores estéticos y tenemos la mayor belleza que ha creado el séptimo arte. Señor Michael Corleone, arrodíllese a besarle los pies porque le ha salido un potente competidor al mayor villano de la historia.joker-sociedad

Y es que el Oscar le queda pequeño a monstruosa interpretación que hace sombra al resto del reparto.Un reparto de estrellas, de los mayores talentos de Hollywood: el veterano Oldman en uno de sus mejores papeles, Caine mostrándonos sus grandes dotes de interpretación, Freeman siguiendo acostumbrando a su gran público esa sonrisa talentosa, Aaron y su poderoso talante como para la política, como para la villania. Y por último y no menos importante, el protagonista absoluto: Christian Bale, alias Batman. El mejor Batman de la historia del cine y más oscuro que nunca, postulandose como un prometedor talento que se alza como la espuma.

El total es más, muchísimo más que la suma de las partes y el resultado es una atmósfera con una inmensa oscuridad que va agarrada de la mano con la tensión en su máximo esplendor y con una trama tan frenética como magistral. Si, a pesar de ser una palabra de fácil uso y muy recurrente, esa es la palabra: magistral.

el-caballero-oscuro-film