Genios visionarios Vol.1: Quentin Tarantino

quentin-quentin-tarantino-293941_1152_864

Todo empezó en 1992, cuando aquel, por entonces, desconocido Quentin Tarantino estreno en uno de los peores cines de Park City ,que no merece la pena ni mencionar, Reservoir Dogs. Aquella película fue un auténtico boom. El escándalo que creó en el Festival de Sundance no pudo ser mayor. Y es que era un filme decididamente opuesto al espíritu del festival, con su explosión de humor negro nihilista, y tales dosis de violencia, lenguaje soez y virilidad que muchos espectadores no la soportaron hasta los títulos de los créditos finales. Aquella película era tan políticamente incorrecta que no contenía ni una sola frase pronunciada por una mujer, y empleaba la palabra “nigger”(negrata) en quince ocasiones. Además de una escena en la que un ladrón y asesino baila al ritmo de “Stuck in the Middle With You” mientras le corta una oreja a un policía por pura diversión.Aquella película fue tan polemizada que los revendedores empezaron a pedir cien dólares por entrada para los cinco pases del filme.

Pero aquel joven director que llevaba trece años intentando entrar en la industria, fue catapultado al estrellato con aquella película para regresar de nuevo en 1994 con la mejor película de los últimos veinte años: Pulp Fiction. Aquello fueron palabras mayores; el Festival de Sundance quedó atrás para ser aplaudido por el Festival de Cannes y congratulado con el Oscar al Mejor Guión Original.

Pulp Fiction / Pulp Fiction

Y desde entonces, la carrera de uno de los genios innovadores de los últimos tiempos ha ido in crescendo. Con una filmografía exquisita, impecable, sin ninguna película “mala”. Y sobretodo, diferente a todo lo que hemos visto. Película tras película, aquel genio sigue sorprendiéndonos a base de sobredosis de  excelencia y ocurrencia. Pues sus filmes son auténticas delicias con una trama fastuosa, una dirección ágil  y fluida, con una banda sonora mágica y unas interpretaciones,a nivel de reparto, insuperables. Pero lo mejor de sus películas, la crème de la crème, son sus guiones.

Su talento para la narrativa es incuestionable, y cualquier crítica negativa o insulto hacia sus deslumbrantes diálogos, blasfémico. Pues el modo de contar una historia cobró otra dimensión el día en que Tarantino decidió “bendecirnos” con su existencia. Woody Allen debe estar retorciéndose de la envidia. Su humor pseudointelectual y sus diálogos delirantes quedan aplacados y destrozados con tan sólo un debate acerca de la hamburguesa “Cuarto de libra con queso”. Y es que cada uno de sus guiones derrochan originalidad e ingenio en cada frase, en cada discurso y en cada diálogo.

La riqueza de personajes también es otra de las características de sus películas. Quizás nunca hayan visto, ni volvamos a ver, tanta variedad de matices y personajes juntos como sucede en Pulp Fiction. Nunca verán un personaje vacío y superficial, o una interpretación plana. Y si es así, como es en el caso de la saga Kill Bill, es porqué el maestro de la estética no sólo lo ha usado como un recurso artístico, también ha querido que sea así, mostrándonos a una asesina despiadada y -en un principio- sin corazón ni moral.

kill-bill-kill-bill-3750961-1400-942

Si las películas de Tarantino destacan por sus descomunales guiones y por sus increíbles interpretaciones, también lo hacen por una frenética y majestuosa técnica para la dirección y el montaje. Si alguna de sus películas se te hace “lenta” o “aburrida”, tenemos un problema muy grande. Su narrativa viene acompañada por un uso de la cámara realmente mágico y alejado del estilo tradicional. Con una brisa al estilo Segio Leone(una de sus influencias), Tarantino nos deleita en cada una de sus obras, con una técnica tras las cámaras dinámica y diligente, poniendo extremada minuciosidad en cada plano, fotografiando tanto los paisajes como a sus actores a todo color. Y usando los colores oscuros y los blanco y negro como recursos meramente artísticos.

Pasando por la ironía, y el sarcasmo, la crítica social y la violencia desenfrenada, la moral y lo inmoral, lo racional y lo irracional.  Sus películas han hecho y harán que el cineasta cargue en su espalda la controversia del público. Hay quienes lo odian y hay quienes lo aman. Pero lo que todos, los dos bandos, deberían de estar de acuerdo es en que Tarantino es un creador de lenguaje cinematográfico. Y me arriesgaría a decir que a la altura del gran Orson Welles por su técnica e influencia.

Y finalmente, concluyo mi entrada preguntándoles cuales son sus películas favoritas del director. Aquí les dejo una encuesta con un máximo de tres votos.

 

Advertisements

About NaranjoMecanico

naranjomecanico.wordpress.com Más de un siglo de cine da mucho que hablar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: