“Con faldas y a lo loco” La reina de las comedias. Análisis Parte 2

Wilder rodó la película, a pesar de las protestas de la diva, en blanco y negro, porque no quería que el maquillaje de Curtis y Lemmon les diera un aspecto ridículo. Cuando terminó el rodaje, todo el mundo tenía la sensación, sabían, que habían logrado algo grande. Pero los productores y ejecutivos del estudio no estaban tan seguros, acusando a una de las mejores comedias de la historia como una “farsa de dos horas” exigiendo un recorte de al menos quince minutos. Pero Wilder se mantuvo rígido y treinta segundos de metraje fue lo único que los ejecutivos lograron que recortara.

billy_wilder2

El 29 de marzo de 1959 se estrenó en el teatro Loew’s Capitol de Nueva York y Diamond, compañero guionista de Wilder en gran parte de sus películas, recordaba que no funcionó muy bien durante la primera semana. Pero fue la publicidad de boca a boca la que hizo que el público de todo el mundo acabara inundando las salas y las reventara a base de largas carcajadas. Y de este modo, convirtiéndose en la comedia de más éxito hasta la fecha.

Con faldas y a lo loco es una comedia tan hilarante como malvada, con unos diálogos tan ingeniosos, descabellados y ocurrentes a la altura de los genios del surrealismo Monty Python. Encadenando gags con un guión perfecto, delirante, cínico, de ritmo endiablado. En una trama que no se aprecia ni la más mínima gota de presuntuosidad. Metiendo en una coctelera la belleza, la moral, la inteligencia, la riqueza, la honestidad y el amor, y después de agitarlo mucho, obtenemos una comedia loca, inteligente, irónica, que empieza como los fuegos artificiales y continúa soltando chispas hasta el mismísimo final.

con-faldas-y-a-lo-loco-1959-billy-wilder-l

El gran discípulo del gran Ernst Lubitsch, juega con toda su baraja poniendo toda la carne en el asadero. Con un humor que se basa en los protagonistas, que se hacen pasar por mujeres, pero en ningún momento dejan de pensar como hombres. Uno intentando seducir y encandilar a la guapa del grupo, el otro se promete con un viejo millonario, no porque sea homosexual, sino porque le encanta el dinero y la idea de que le mantengan. Y que decir de la legendaria frase “nadie es perfecto”. Resume toda la ambigüedad en la que se enzarzan todos los personajes de la película.

Wilder dijo una vez que el ochenta por ciento de una película es guión y el otro veinte consiste en saber poner la cámara y procurar tener buenos actores. Con faldas y a lo loco tuvo ambas cosas. Puede parecerles que alcanzar la perfección es algo irreal o ficticio. Pero no hay duda de que la obra maestra de Wilder es una prueba de ello. Una prueba de la más exquisita y sofisticada perfección.

con-faldas-y-a-lo-loco1

Advertisements

About NaranjoMecanico

naranjomecanico.wordpress.com Más de un siglo de cine da mucho que hablar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: